A lógica que usamos para desamparar no Facebook